Centro de Cirugia Prostatica Y Genito-Urinaria

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

  • Enfermedades Urologicas
 
enfermedades

 

Hiperplasia Prostática Benigna o HPB (BPH)

¿Qué es la hiperplasia prostática benigna (BPH)?

La HPB (llamada también hipertrofia prostática benigna) es una enfermedad en la cual la glándulaprostática se agranda mucho y puede causar problemas asociados con la micción.

La HPB puede elevar los niveles del antígeno prostático específico o APE (su sigla en inglés es PSA) a dos o tres veces más del nivel normal. El nivel aumentado del APE no indica cáncer, pero cuanto más elevado sea el nivel del APE, mayor será la probabilidad de tener cáncer.

Algunos de los signos de la HPB y del cáncer de próstata son los mismos; sin embargo, el hecho de tener HPB no parece aumentar las probabilidades de desarrollar el cáncer de próstata. Un hombre que tenga HPB también puede, al mismo tiempo, tener cáncer de próstata sin detectar, o puede desarrollarlo en el futuro. Por consiguiente, el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) y la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society) recomiendan que todos los hombres mayores de 45 años consulten a su médico para que se les haga un examen rectal digital y del APE una vez al año para detectar el cáncer de próstata.

¿Cómo ocurre la BPH?

La próstata pasa por dos períodos principales de crecimiento. Al inicio de la pubertad, la próstata dobla de tamaño. Después, alrededor de los 25 años, la próstata comienza a crecer nuevamente y continúa creciendo durante casi toda la vida del hombre.

El agrandamiento continuo de la próstata no suele causar problemas hasta más tarde en la vida. Sin embargo, el segundo período de crecimiento, muchos años después, podría resultar en HPB. De acuerdo con el Instituto Nacional de la Diabetes y de las Enfermedades Digestivas y del Riñón (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, su sigla en inglés es NIDDK):

  • La BPH raramente causa síntomas antes de los 40 años de edad.
  • Más de la mitad de los hombres alrededor de los 60 años tienen síntomas de HPB.
  • Alrededor del 90 por ciento de los hombres entre los 70 y 90 años de edad tienen algunos síntomas de HPB.

¿Qué sucede cuando la próstata se agranda?

A medida que la próstata se agranda, ejerce presión contra la uretra e interfiere con la micción. Al mismo tiempo, la pared de la vejiga se irrita, se hace más gruesa y comienza a contraerse aun cuando contiene cantidades pequeñas de orina, lo que causa micción más frecuente. A medida que la vejiga continúa debilitándose podría no vaciarse completamente y retener un poco de orina.

La obstrucción o estrechamiento de la uretra por la próstata y el vaciamiento parcial de la vejiga causan muchos de los problemas asociados con la HPB.

¿Cuáles son los síntomas de la HPB?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la hiperplasia prostática benigna. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Goteo o derrame de orina.
  • Orinar con más frecuencia, principalmente en la noche.
  • Urgencia para orinar.
  • Retención de orina o incapacidad de orinar completamente.
  • Chorro de orina débil, con pausas e interrupciones.
Estos problemas pueden llevar a una o más de las siguientes condiciones:
  • Incontinencia.
  • Daños al riñón.
  • Daños a la vejiga.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Cálculos en la vejiga.
Los síntomas de la hiperplasia prostática benigna pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la HPB?

El diagnóstico de la HPB en sus etapas más tempranas puede disminuir el riesgo del desarrollo de complicaciones. La demora en el diagnóstico puede causar daños permanentes a la vejiga, en cuyo caso el tratamiento de la HPB puede ser menos eficaz. Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la HPB pueden incluir los siguientes:

  • Examen rectal digital (su sigla en inglés es DRE) - un procedimiento mediante el cual el médico introduce en el recto un dedo enguantado para examinar el recto y la glándula prostática para detectar señales de cáncer.
  • Ecografía renal - un examen no invasivo mediante el cual se pasa sobre el área del riñón un transductor que produce ondas sonoras que rebotan contra el riñón y transmiten la imagen del órgano a una pantalla de vídeo. El examen se usa para determinar el tamaño y la forma del riñón y para detectar masas, cálculos en el riñón, quistes y otras obstrucciones o anomalías.
  • Cistoscopia (también llamada uretrocistoscopia) - un examen mediante el cual se introduce un tubo flexible con una pequeña cámara a través de la uretra para examinar la vejiga y el tracto urinario y detectar anomalías estructurales u obstrucciones, como los tumores o cálculos.
  • Estudio del flujo urinario - un examen mediante el cual el paciente orina en un dispositivo especial que mide la rapidez con que fluye la orina. La disminución del flujo miccional califica el grado potencial de obstruccion en el paciente con hiperplasia prostática benigna (HPB).

Tratamiento para la HPB:

El tratamiento específico para la HPB será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.
Con el tiempo, suele ser necesario seguir algún tipo de tratamiento para tratar los síntomas de la HPB. Cuando la glándula se encuentra sólo ligeramente agrandada, puede que el tratamiento no sea necesario ya que los estudios de investigación muestran que en algunos casos leves algunos de los síntomas de la HPB desaparecen sin tratamiento. Esta decisión solamente puede tomarla su médico después de evaluar cuidadosamente su caso individual. Sin embargo, los exámenes médicos periódicos son importantes para identificar posibles problemas.

El tratamiento para la HPB puede incluir lo siguiente:

  • Cirugía -para extirpar únicamente el tejido agrandado que presiona la uretra y dejar intacto el resto del tejido interno y la cápsula externa. Los tipos de cirugía a menudo incluyen los siguientes:

    • Resección transuretral de la próstata (su sigla en inglés es TURP) - el resectoscopio es un instrumento que se introduce a través del pene, mide 12 pulgadas de largo y 1/2 pulgada de diámetro, contiene una luz, válvulas para controlar el líquido de irrigación y una anilla eléctrica o asa de resección que corta el tejido y puede cauterizar o coagular los vasos sanguíneos. El cirujano usa la anilla de alambre del resectoscopio para extraer pedazo por pedazo el tejido q que se encuentran durante la resección del tejido que causa la obstrucción. Los pedazos de tejido son transportados por medio del líquido a la vejiga y se sacan al final de la operación.

    • Incisión transuretral de la próstata (su sigla en inglés es TUIP) - un procedimiento que ensancha la uretra haciendo pequeños cortes en el cuello de la vejiga, en el sitio donde se une la vejiga con la uretra y en la glándula prostática.
  • Cirugía láser - utilización de instrumentos de rayos láser para vaporizar el tejido prostático que causa la obstrucción. La enucleación prostática con laser holmio (HoLEP) ha demostrado ser un tratamiento eficáz y seguro a largo plazo y se califica como el gold standar emergente para el tratamiento de HPB. Los estudios comparativos con TURP y cirugía abierta demuestran mayores beneficios con la técnica laser holmio de enucleación, con menor estancia hospitalaria, menor tasa de complicaciones, menores pérdidas de sangre, menor tiempo de permanencia de cateter y mayor capacidad de retiro completo del adenoma de próstata con la capacidad de poder tratar cualquier volumen de HPB. El laser holmio también se usa para vaporización de próstata con indicación para HPB de bajo volumen (menos de 50 cc de próstata). Los estudios sobre ablación de próstata con laser holmio también han demostrado efectividad, seguridad y durabilidad.
  • Cirugía abierta - cirugía que requiere una incisión externa; con frecuencia se realiza cuando la glándula está muy agrandada, cuando existen factores que causan complicaciones o cuando la vejiga ha sufrido daños y necesita ser reparada.
  • Los tratamientos no quirúrgicos pueden incluir:

    • Ureteroplastia con balón o globo - se introduce a través del orificio del pene un tubo delgado con un globo que se hace pasar hasta la porción estrecha de la uretra, donde el globo se infla para ensanchar la uretra y permitir que la orina fluya fácilmente.

    • Termoterapia transuretral con microondas (su sigla en inglés es TUMT) - dispositivo llamado Prostatron que usa microondas para calentar y destruir el exceso de tejido prostático con el objeto de disminuir la frecuencia y urgencia al orinar.

    • Medicamentos (para reducir o al menos detener el crecimiento de la próstata sin usar cirugía).

    • Hipertermia transuretral - procedimiento de investigación para reducir el tamaño de la próstata utilizando calor proporcionado generalmente por microondas.

    • Stents prostáticos - procedimiento de investigación mediante el cual se introducen los stents a través de la uretra hasta el área angosta, donde se expanden como un resorte, empujando el tejido prostático hacia atrás y ensanchando la uretra.

  • El estilo de vida para controlar la BPH puede incluir:

    • Factores alimenticios

Aunque aún no se ha comprobado, el beber más soja y té verde puede ser favorable para la próstata. Además, puede ser de ayuda evitar o disminuir el alcohol, el café y otros líquidos, especialmente después de la cena. Se sabe que el riesgo más elevado de la HPB se asocia con las dietas altas en zinc, mantequilla y margarina, y se cree que los individuos que comen abundantes frutas tienen menos riesgo de padecer la HPB.

  • Medicamentos que empeoran los sÌntomas
    Los descongestivos y antihistamÌnicos pueden hacer que el flujo de orina sea mas lento en algunos hombres con HPB. Algunos antidepresivos y diuréticos también pueden agravar los sÌntomas de la HPB. Si toma alguno de estos medicamentos, consulte a su médico para discutir cambios en la dosis o en los medicamentos si es posible.

Para mas información favor visite: http://nyp.org/media/index.html  (benign prostatic hyperplasia)

subirtop

Incontinencia Urinaria

¿Qué es la incontinencia urinaria (su sigla en inglés es UI)?

La incontinencia urinaria (UI) es la pérdida de orina por la uretra de forma involuntaria que puede manifestarse cuando se realiza algun esfuerzo o actividad física o cuando existe incapacidad de contener la orina hasta poder alcanzar el baño. Más de 23 millones de personas en Estados Unidos experimentan incontinencia, hombres y mujeres, jóvenes y mayores (las mujeres tienen el doble de probabilidad que los hombres de desarrollar UI). La incontinencia urinaria puede ser una condición temporal y ser el resultado de una condición médica subyacente. Puede variar desde la incómoda pérdida urinaria leve hasta el mojado frecuente y severo.

¿Cuáles son las causas de la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria no es un resultado inevitable de la edad, pero es sobre todo común en las personas mayores. A menudo, se debe a cambios específicos en la función del tracto urinario inferior (como hiperactividad vesical, deficiencia esfinteriana o hipermotilidad de la uretra) o como consecuencia de otras enfermedades (enfermedades del sistema nervioso, diabetes mellitus, HPB, etc). Algunas veces es el primer y único síntoma de infección del tracto urinario.

¿Cuáles son algunos de los diferentes tipos de incontinencia urinaria?

Los siguientes son algunos de los diferentes tipos de incontinencia urinaria:

  • Incontinencia de urgencia - es la incapacidad de contener la orina el tiempo suficiente para alcanzar el baño. Es frecuente en personas que sufren de la vejiga hiperactiva (contracciones involuntarias de la vejiga), derrames cerebrales, infartos cerebrales, enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple; pero puede ser el indicio de otras enfermedades o condiciones que también podrían necesitar atención médica.
  • Incontinencia por estrés - es el tipo más común de incontinencia o perdida de orina al practicar ejercicio, al toser, al estornudar, al reír, al levantar objetos pesados, o al realizar otros movimientos del cuerpo que hagan presión en la vejiga.
  • Incontinencia por rebozamiento - derrame de orina que ocurre cuando la cantidad de orina producida excede la capacidad de almacenamiento de la vejiga.

 

¿Cómo se diagnostica la incontinencia urinaria?

Es importante que las personas con incontinencia urinaria consulten al médico para un examen físico completo que haga énfasis en los sistemas genito-urinario y nervioso. El estudio de Urodinamia es la prueba que permite establecer la causa y el tipo de incontinencia urinaria en la mayoria de casos y se realiza mediante un equipo computarizado que obtiene la informacion de la actividad del la vejiga y sus esfinteres tanto durante el llenado como durante el vaciamiento miccional. Este estudio permite principalmente definir la mejor conducta de tratamiento sobretodo en casos de incontinencia que no responden a un tratamiento previo (medico o quirúrgico)

Tratamiento para la incontinencia urinaria:

El tratamiento para incontinencia urinaria puede incluir lo siguiente:

  • Ciertas ténicas de comportamiento (incluyendo ejercicios de los músculos pélvicos, ténicas de autocontrol o biorretroalimentación y adiestramiento vesical).
  • Medicamentos (para relajar la vejiga con contracciones involuntarias, para aumentar el tono de cierre del esfinter, etc)
  • Cirugía Mínima Invasiva: mediante la implantacion de slings (cabestrillos) para los casos de incontinencia urinaria por hipermotilidad de uretra o por disfunción de esfinter. Raras veces se púede requerir la colocación de un esfinter artificial o la ampliacion de vejiga.
  • La inyeccion en el musculo vesical de toxina botulinica por via endoscópica se puede utilizar para pacientes con vejigas contraidas o hipertónicas que no responden al tratamiento con pastillas.

Para mas información favor visite: http://nyp.org/media/index.html  (bladder incontinence)

subirtop

Cálculos Urinarios (Los Cálculos o Piedras del Riñón)

¿Qué es un cálculo del riñón?

Un cálculo del riñón es un trozo de material sólido que se forma a partir de la cristalización de las sustancias excretadas en la orina. El cálculo puede permanecer en el riñón o moverse y descender por el tracto urinario. Un cálculo pequeño puede recorrer todo el trayecto hasta salir del cuerpo, pero uno grande puede atascarse en el uréter, la vejiga o en la uretra. Esto puede obstruir el flujo de orina y causar un dolor fuerte.

Un cálculo en el riñón puede ser tan pequeño como un grano de arena o tan grande como una perla, y algunos son tan grandes como las pelotas de golf. Aproximadamente el 80 por ciento de los cálculos en los riñones son menores de 2 centímetros de ancho. Pueden ser lisos o irregulares y generalmente de color amarillo o café.


¿Quiénes tienen cálculos en los riñones?

Los cálculos de los riñones son uno de los trastornos más dolorosos y más comunes del tracto urinario. Se calcula que el 10 por ciento de todas las personas de Estados Unidos tendrá cálculos en los riñones en algún momento de su vida. Considere las estadísticas siguientes:

  • Los caucásicos son más propensos a los cálculos de los riñones que los afroamericanos.
  • A pesar de que los cálculos afectan con más frecuencia a los hombres, el número de mujeres que tienen cálculos en los riñones ha aumentado.
  • Las cálculos de los riñones afectan sobre todo a las personas entre los 20 y 40 años de edad.
  • Una vez que una persona desarrolla más de un cálculo, será más propensa a desarrollar más cálculos.

¿Cuáles son algunos de los tipos diferentes de cálculos de los riñones?

Los cálculos de los riñones se desarrollan a partir de cristales que se separan de la orina y se acumulan en las superficies internas del riñón. Normalmente, la orina contiene productos químicos que impiden o inhiben la formación de cristales; sin embargo, en algunas personas, aún se forman cálculos. Los cristales que permanecen lo suficientemente pequeños pasarán a través del tracto urinario y saldrán del cuerpo sin notarse a través de la orina.

  • Cálculos de calcio
    Los cálculos de calcio son el tipo más común. El calcio es una parte normal de una dieta saludable y lo usan los huesos y los músculos. El calcio que el cuerpo no utiliza pasa hacia los riñones, de donde sale normalmente con el resto de la orina. En algunas personas, sin embargo, el calcio que se queda se une con otros productos de desecho para formar un cálculo.
  • Cálculos de estruvita
    Los cálculos de estruvita son un tipo de cálculo que contiene el mineral llamado magnesio y el producto de desecho llamado amonio. Pueden formarse después de una infección del tracto urinario.
  • Cálculos de ácido úrico
    Los cálculos de ácido úrico pueden formarse cuando hay demasiado ácido en la orina.
  • Cálculos de cistina
    Los cálculos de cistina están formados por cistina, uno de los componentes que forman los músculos, los nervios y otras partes del cuerpo; puede acumularse en la orina y formar cálculos. Los cálculos de cistina son poco comunes. La enfermedad que causa cálculos de cistina (cistinosis) se presenta en familias.

¿Cuáles son los síntomas de los cálculos del riñón?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de los cálculos de los riñones. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:
  • Dolor extremadamente agudo en la espalda o en la parte lateral, que no desaparece.

  • Sangre en la orina.

  • Náuseas y vómitos.

  • Orina con olor fuerte o turbia.

  • Orinar frecuentemente.

  • Sensación de ardor al orinar.

  • Escalofríos y fiebre.

Para tratar los cálculos del riñón es necesaria la atención médica rápida.

Los síntomas de los cálculos del riñón pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte con su médico para el diagnóstico.


¿Cómo se diagnostican los cálculos de los riñones?

Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de los cálculos en los riñones pueden incluir los siguientes:

  • Pielograma intravenoso - una serie de rayos X de los riñones, los uréteres y la vejiga, tomados después de inyectar un medio de contraste en la vena para detectar tumores, anomalías, cálculos en los riñones o cualquier obstrucción, y para evaluar el flujo sanguíneo renal.
  • UROTEM - es la urotomografia espiral multicorte que permite diagnosticar la presencia de un calculo en la via urinaria y sus repercusiones sobre la misma. Muchas veces se puede prescindir de la aplicación de un medio de contraste endovenoso cuando se realiza esta prueba.
  • Análisis de orina - examen de la orina practicado en el laboratorio para detectar la presencia de varias células y productos químicos, como glóbulos rojos, glóbulos blancos, infección o exceso de proteína.
  • Exámenes de sangre - exámenes de la sangre llevados a cabo en un laboratorio para detectar sustancias que podrían fomentar la formación de cálculos.
  • Ecografía renal - examen no invasivo en el cual se pasa sobre el área del riñón un transductor que produce ondas sonoras que rebotan contra el riñón y transmiten la imagen del órgano a una pantalla de vídeo. El examen se usa para determinar el tamaño y la forma del riñón y para detectar masas, cálculos, quistes u otras obstrucciones en el riñón.

Tratamiento de los cálculos del riñón:

El tratamiento específico para los cálculos del riñón será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

Algunos cálculos del riñón salen del cuerpo sin ninguna intervención médica. En los casos en los que la causa de los síntomas u otras complicaciones perduren, los cálculos de los riñones pueden tratarse con verias técnicas, incluyendo las siguientes:

 

  • Litotricia extracorpórea por onda de choque (su sigla en inglés es ESWL) - el uso de una máquina que envía ondas de choque directamente a los cálculos del riñón para fragmentar los cálculos grandes en cálculos más pequeños que puedan pasar a través del sistema urinario. Este método esta indicado para calcúlos renales menores a 1.5cm.
  • Litotricia intracorpórea.- Es el uso de distintos tipo de energía (laser, neumática, ultrasónica) que se transmite mediante delgadas fibras que ingresan por endoscópios especialmente diseñados para llegar al riñon, los ureteres y la vejíga.
  • Ureteroscopio - Instrumento largo con una cámara adherida que se introduce en la uretra del paciente y se pasa hacia arriba a través de la vejiga hasta el sitio en el uréter donde se encuentra el cálculo. Se usa pinzas y canastillas para extraer el cálculo fragmentado con litotripcia intracorpórea.
  • Cirugía en túnel (También llamada nefrolitotomía percutánea.)-se practica un pequeño corte en la espalda del paciente y se instala un elemento tubular que actúa como un túnel angosto que cruza desde la piel hasta llegar al cálculo dentro del riñón. El médico puede sacar el cálculo a través de este túnel evitando la cirugía abierta. Este abordaje está indicado para calcúlos de 2cm o mayores.

Prevención de los Cálculos del Riñón

De acuerdo con la Fundación Nacional de las Enfermedades Urológicas y del Riñón (National Kidney and Urologic Diseases Foundation), las mejores formas de prevenir los cáculos en los riñones son las siguientes:

  • Beber más agua. Hasta 12 vasos llenos de agua cada día pueden ayudarle a eliminar las sustancias que forman los cálculos de los riñones. Se puede tomar ginger ale (refresco de gengibre), refrescos de limón o de lima y jugos de frutas.
  • Limite el café, el té y la cola a una o dos tazas por día. La cafeína puede causar pérdida rápida de líquidos.
  • Consulte a su médico en lo referente a las modificaciones alimenticias.
  • Los medicamentos se pueden prescribir para prevenir la formación de cálculos de calcio y de ácido úrico

Para mas información favor visite: http://nyp.org/media/index.html  (kydney stones)

subirtop

Cáncer de Próstata


Estadísticas del cáncer de próstata:

El temor a tener cáncer de próstata puede ser devastador para los hombres. Sin embargo, cuando se diagnostica temprano, el tratamiento tiene más éxito. Éstas son las estadísticas de acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society):

 

Cerca del 60 por ciento de todos los cánceres de próstata se diagnostican mientras aún están localizados (confinados en la próstata). El promedio de supervivencia de cinco años para los hombres a los que se les han diagnosticado tumores en la próstata en esta etapa es del 100 por ciento.
En los últimos 20 años, el promedio de supervivencia para todas las etapas del cáncer de próstata ha aumentado debido a la detección temprana y al tratamiento.


Evaluaciones del cáncer de próstata:

El cáncer de próstata en su inicio puede no presentar ningún síntoma y únicamente puede detectarse por medio de exámenes médicos regulares de la próstata. No permita que el temor y la ansiedad le impidan hacerse los exámenes necesarios. Estos exámenes a menudo pueden detectar o ayudan a descartar el cáncer de próstata.

La visitas de seguimiento con su médico son extremadamente importantes si usted se hizo un examen rectal digital (su sigla en inglés es DRE) anormal, o si su nivel de antígeno prostático específico (su sigla en inglés es PSA) es alto. Su médico puede solicitar exámenes adicionales o sugerirle que se repita los exámenes de PSA.


¿Cuáles son los síntomas del cáncer de próstata?

Como se mencionó anteriormente, el cáncer de próstata en su inicio puede no causar síntomas. A continuación se enumeran los síntomas más comunes del cáncer de próstata, cuando están presentes. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Flujo de orina con interrupciones o débil.
  • Orinar con frecuencia (principalmente durante la noche).
  • Dificultad para orinar o contener la orina.
  • Incapacidad de orinar.
  • Dolor o sensación de ardor al orinar.
  • Sangre o semen en la orina.
  • Dolor persistente en la espalda, la cadera o la pelvis.
  • Dificultad para conseguir la erección.

Es importante entender que estos síntomas pueden tener otras causas menos serias, incluyendo la hiperplasia prostática benigna (su sigla en inglés es BPH) o una infección, y un médico debe evaluarlas. Los síntomas del cáncer de próstata pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte con su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de próstata?

topEl diagnóstico del cáncer de próstata a menudo es un proceso de múltiples pasos. Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar el cáncer de próstata pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes rectales digitales (su sigla en inglés es DRE)
    Tal y como lo recomienda su médico, el DRE generalmente se lleva a cabo anualmente para los hombres mayores de 50 años de edad. Los hombres en los grupos de alto riesgo, como los africano-americanos o los que tienen un historial familiar importante de cáncer de próstata, deben consultar a su médico para ser examinados a una edad más joven.
  • Antígeno prostático específico (su sigla en inglés es PSA) y fosfatasa ácida prostática (su sigla en inglés es PAP)
    Tal y como lo recomienda su médico, el PSA y la PAP generalmente se analizan anualmente en los hombres mayores de 50 años de edad. Los hombres en los grupos de alto riesgo, como los africano-americanos o los que tienen un historial familiar importante de cáncer de próstata, deben consultar a su médico para ser examinados a una edad más joven.

¿Cuáles son algunos de los procedimientos de evaluación del cáncer de próstata?

Si el DRE o el PSA son anormales, su médico puede repetir los exámenes o solicitar una ecografía y otros procedimientos. Estos instrumentos de evaluación pueden incluir:

  • Ecografía transrectal - examen que utiliza resonancia de ondas sonoras para crear una imagen de la glándula prostática e inspeccionar visualmente las condiciones anormales, como el agrandamiento de la glándula, los nódulos, la penetración del tumor a través de la cápsula de la glándula o la invasión de las vesículas seminales; también puede usarse como guía para las biopsias con aguja de la glándula prostática o servir como guía de las sondas de nitrógeno en la criocirugía.
  • Procedimientos de diagnóstico por imágenes, como:

    • Tomografía computarizada (su sigla en inglés es CT o CAT) - procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de rayos X y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.
    • Imágenes por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI) - procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo.
  • Biopsia - procedimiento en el que se extraen muestras de tejido (con una aguja o durante la cirugía) para examinarlas con un microscopio con el fin de determinar si existen células cancerosas o anormales.

El diagnóstico del cáncer se confirma únicamente por biopsia.

Para mas información favor visite: http://nyp.org/media/index.html  (prostate cancer)

subirtop

El cáncer de vejiga


¿Qué es el cáncer de vejiga?

El cáncer de vejiga se produce cuando crecen células anormales y cancerosas en la vejiga. De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society), es el sexto cáncer más frecuente que afecta a hombres y mujeres en Estados Unidos, sin incluir los cánceres de piel. Cada año, se diagnostican aproximadamente 54.000 casos nuevos de cáncer de vejiga.

El cáncer de vejiga afecta a los hombres dos a tres veces más que a las mujeres y se presenta dos veces más en los caucásicos que en los afroamericanos. El cáncer de vejiga afecta principalmente a personas mayores de 55 años de edad, pero también puede afectar a personas más jóvenes.

La vejiga es un órgano hueco de forma triangular, situado en el abdomen inferior. Se sostiene en su lugar a través de ligamentos que están unidos a otros órganos y a los huesos pélvicos. Las paredes de la vejiga se relajan y se dilatan para almacenar orina y se contraen y se aplanan para vaciar la orina a través de la uretra. La vejiga típica de un adulto sano puede almacenar hasta dos tazas de orina durante dos a cinco horas.


¿Cuáles son los diversos tipos de cáncer de vejiga?

Existen varios tipos de cáncer vesical, incluyendo los siguientes:

  • carcinoma a células transicionales
    El carcinoma a células transicionales es un cáncer que se origina en las células que revisten la vejiga. Las células transicionales también revisten otras partes del tracto urinario, tales como los riñones, los uréteres y la uretra. El carcinoma a células transicionales es el tipo de cáncer de vejiga más frecuente y se presenta en alrededor del 90 por ciento de los casos. Este tipo de cáncer también se denomina carcinoma urotelial.

  • carcinoma a células escamosas
    El carcinoma a células escamosas es un cáncer que se origina en las células escamosas (células planas y delgadas que se encuentran en el tejido que forma la superficie de la piel, en el revestimiento de los órganos huecos del cuerpo y en los conductos de los tractos respiratorios y digestivos). Entre el 6 y el 8 por ciento de los cánceres vesicales son carcinomas a células escamosas.

  • adenocarcinoma
    El adenocarcinoma es un cáncer que se origina en las células de las estructuras glandulares que revisten ciertos órganos del cuerpo y que luego se propaga a la vejiga. Los sitios primarios más frecuentes afectados por los adenocarcinomas incluyen el pulmón, el páncreas, el seno, la próstata, el estómago, el hígado y el colon. Los adenocarcinomas representan sólo alrededor del 2 por ciento de los cánceres de vejiga.

¿Cuáles son las causas del cáncer de vejiga?

Si bien se desconocen las causas exactas del cáncer de vejiga, existen factores de riesgo bien establecidos en cuanto al desarrollo de la enfermedad. Entre los factores de riesgo de cáncer vesical se incluyen los siguientes:

  • tabaquismo
    El tabaquismo es un importante factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de vejiga. Provoca alrededor de la mitad de las muertes por cáncer vesical en los hombres y más de un tercio en las mujeres. La enfermedad se presenta una doble incidencia en las personas que fuman frente a las que no fuman. El abandonar el hábito de fumar reduce el riesgo de cáncer vesical, así como de varios tipos diferentes de cánceres y enfermedades.

  • exposición ocupacional
    Ciertas ocupaciones y ambientes de trabajo que exponen a los trabajadores a colorantes y sustancias orgánicas químicas parecen aumentar el riesgo de contraer cáncer cervical. Quienes trabajan en las industrias del caucho, del cuero, química, textil, metalúrgica y gráfica están expuestos a sustancias tales como el colorante de anilina y las aminas aromáticas que pueden aumentar el riesgo de contraer cáncer de vejiga. Otras ocupaciones de riesgo incluyen los peluqueros, los maquinistas, los pintores y los camioneros.

  • irritación crónica de la vejiga
    Las infecciones crónicas de vejiga o los cálculos vesicales pueden estar relacionados con ciertos tipos de cáncer de vejiga.

  • la edad
    El riesgo de contraer cáncer de vejiga aumenta con la edad, es raro en personas de menos de 40 años de edad.

  • sexo
    El cáncer de vejiga es dos a tres veces más frecuente en los hombres que en las mujeres.

  • raza
    Los caucásicos tienen el doble de probabilidades de desarrollar cáncer vesical que los afroamericanos y los hispanos. Los asiáticos tienen los índices más bajos de cáncer vesical.

  • antecedentes personales de cáncer vesical
    Las personas que previamente han sufrido cáncer vesical tienen un riesgo mayor de volver a desarrollar la enfermedad.

  • antecedentes familiares
    Las personas con familiares que sufrieron cáncer de vejiga tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad. Se están llevando a cabo investigaciones para determinar los riesgos genéticos específicos de contraer cáncer de vejiga.

  • infecciones parasitarias
    La infección con ciertos parásitos que se encuentran en las regiones tropicales del mundo, pero no en los Estados Unidos, aumenta el riesgo de cáncer vesical.

¿Qué es un factor de riesgo?

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Puede ser una actividad (por ejemplo, fumar), la dieta, sus antecedentes familiares o muchas otras cosas. Las distintas enfermedades, incluyendo los cánceres, tienen factores de riesgo diferentes.

Aunque estos factores pueden aumentar los riesgos de una persona, no necesariamente causan la enfermedad. Algunas personas con uno o más factores de riesgo nunca contraen la enfermedad, mientras que otras la desarrollan sin tener factores de riesgo conocidos.

No obstante, el conocer sus factores de riesgo de cualquier enfermedad puede servirle como guía para llevar a cabo las acciones apropiadas, incluyendo el cambio de comportamiento y el monitoreo clínico para controlar la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de vejiga?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del cáncer de vejiga. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • sangre visible en la orina
  • hematuria (la presencia de glóbulos rojos microscópicos [RBC, en inglés] en la orina)
  • dolor al orinar
  • tenesmo vesical (sensación frecuente o necesidad imperiosa de orinar sin resultado)
  • necesidad de orinar frecuentemente
  • dolor pelviano o lumbar

Los síntomas del cáncer vesical pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.


¿Cómo se diagnostica el cáncer de vejiga?

Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para diagnosticar el cáncer de vejiga pueden incluir los siguientes:

  • examen rectal o vaginal - el médico puede buscar la presencia de tumores que sean lo suficientemente grandes como para palparlos.

  • cistoscopia (también llamada uretrocistoscopía) - examen en el cual se introduce un endoscopio, tubo flexible con un dispositivo visualizador, a través de la uretra para examinar la vejiga y el tracto urinario e investigar anomalías estructurales u obstrucciones, como los tumores o cálculos. A través del cistoscopio se pueden extirpar muestras de tejido vesical (llamada biopsia) que luego se examinan bajo microscopio en el laboratorio.

  • Uro Tomografia Espiral Multicorte - Estudio tomográfico secuencial de los riñones, los uréteres y la vejiga con o sin el uso de un medio de contraste en la vena. Esta prueba se usa para detectar tumores, anomalías, cálculos en los riñones o cualquier obstrucción y para evaluar el flujo sanguíneo renal. También se puede utilizar para descartar otras enfermedades o para detectar la presencia de diseminación (metástasis) del cáncer de vejiga a otras áreas del tracto urinario o el abdomen.

  • exámenes de laboratorio – se pueden realizar análisis de orina para detectar presencia de sangre, sustancias químicas, bacterias y células. La orina se puede examinar bajo microscopio o en un cultivo para detectar signos de infección. Las células cancerosas se pueden detectar por medio del uso de un microscopio.

  • estudios de marcador tumoral de vejiga – exámenes que determinan las características celulares y los marcadores o sustancias que liberan las células cancerosas vesicales en la orina.

Una vez que se diagnostica el cáncer de vejiga, su médico determinará el grado y estadio del cáncer:

  • grado – diferencia las células del tejido normal y calcula la velocidad del crecimiento del cáncer.

  • estadio – indica la extensión en la que se ha diseminado el cáncer y si están afectadas otras partes u órganos del cuerpo. Quizás sea necesario realizar exámenes adicionales para determinar si el cáncer de vejiga está limitado a ese órgano o si se ha diseminado.

    El Comité Conjunto Estadounidense sobre el Cáncer (AJCC, en inglés) proporciona guías para la estadificación del cáncer vesical. Los estadios varían desde el Estadio 0 al Estadio IV y presentan criterios detallados en cuanto al tamaño del tumor, el grado de invasión, la presencia de ganglios linfáticos o si el cáncer ha desarrollado metástasis o se ha diseminado en otros órganos. A continuación se presenta una descripción general para cada estadio del cáncer de vejiga.
    • Estadio 0: las células cancerosas se encuentran sólo en el revestimiento interno de la vejiga. También se denomina cáncer superficial o carcinoma in situ.

    • Estadio I: las células cancerosas se encuentran en la parte profunda del revestimiento de la vejiga, pero no han invadido el músculo vesical.

    • Estadio II: las células cancerosas están presentes en el músculo de la vejiga.

    • Estadio III: las células cancerosas se han diseminado a través del músculo de la vejiga hacia los tejidos que la rodean, tales como la próstata en los hombres y el útero en las mujeres.

    • Estadio IV: el cáncer ha invadido la cavidad abdominal y es probable que se haya diseminado hacia los ganglios linfáticos y otros órganos del cuerpo.

Tratamiento del cáncer de vejiga:

El tratamiento específico del cáncer de vejiga será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • qué tan avanzada está la enfermedad
  • grado y estadio del cáncer
  • su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • las expectativas para la evolución de la enfermedad
  • su opinión o preferencia

Alrededor del 70 al 80 por ciento de las personas que padecen de cáncer vesical tienen tumores superficiales y no invasivos. El tratamiento de estos tumores frecuentemente es muy eficaz con un excelente pronóstico. Alrededor del 25 por ciento de los cánceres de vejiga invaden ampliamente la pared y el músculo de la vejiga. En estos casos, el riesgo de presentar metástasis en otros tejidos aumenta. Dependiendo de la extensión, los cánceres de vejiga pueden controlarse con un tratamiento simple o combinado.

Puede incluir lo siguiente:

  • cirugía
    El cáncer de vejiga se puede tratar por medio de diversos procedimientos quirúrgicos. Generalmente, es necesario administrar anestesia e internar al paciente. Estos procedimientos quirúrgicos incluyen:
    • resección transuretral – el cirujano inserta un citoscopio a través de la uretra hasta la vejiga. El tejido que contiene células cancerosas se puede extirpar quirúrgicamente o quemar con una corriente eléctrica que se llama fulguración.

    • cistectomía – cirugía que se utiliza para la extirpación total o parcial de la vejiga.

    • cistectomía segmentaria – extirpación de un pequeño segmento de la vejiga que contiene tejido canceroso. Este procedimiento es muy eficaz cuando en la vejiga hay un solo sitio comprometido con células cancerosas.

    • cistectomía radical – extirpación de la vejiga, ganglios linfáticos próximos a la vejiga y cualquier órgano vecino que contenga células cancerosas. En general, este procedimiento se usa cuando existen múltiples áreas de células cancerosas en la vejiga y cuando hay metástasis en otras localizaciones. Cuando se extirpa la vejiga se realiza un procedimiento denominado urostomía. Es un procedimiento quirúrgico para crear otra abertura para el drenaje de la orina. En el caso de mujeres sometidas a una cistectomía radical generalmente también se les extirpan el útero, los ovarios y parte de la vagina. En el caso de hombres sometidos a una cistectomía radical generalmente se les extirpa la glándula prostática y las vesículas seminales.
  • radioterapia
    La radioterapia utiliza rayos de alta energía para eliminar o reducir las células cancerosas. En el tratamiento del cáncer de vejiga se puede usar radioterapia interna, externa o ambas. En la radiación interna se coloca un implante de radiación en la vejiga para obtener un efecto directo sobre las células cancerosas. En la radiación externa se coloca un equipo fuera del cuerpo para dirigir los rayos a una superficie más amplia. La radioterapia para el cáncer vesical puede tener efectos secundarios que incluyen: náusea, vómitos, diarrea y malestar urinario. Además puede afectar la función sexual tanto en hombres como en mujeres.

  • quimioterapia
    La quimioterapia usa medicamentos citostáticos para eliminar las células cancerosas. Se puede administrar internamente colocando los medicamentos directamente en la vejiga. Este método se llama quimioterapia intravesical. También se puede administrar de manera sistémica para afectar a las células cancerosas que se encuentran en el cuerpo. Al igual que otros medicamentos que se usan en la quimioterapia, aquellos que se emplean en el tratamiento del cáncer de vejiga pueden presentar efectos secundarios que incluyen alopecia (pérdida del cabello), náusea, vómitos, fragilidad capilar y fatiga. Los medicamentos que se usan directamente en la vejiga pueden causar irritación o sangrado.

  • terapia biológica
    La terapia biológica usa al sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer. En una de las formas de esta terapia, se coloca una solución llamada bacilo de Calmette-Guerin (BCG) en la vejiga para estimular el sistema inmunológico y eliminar las células cancerosas.

  • estudios clínicos
    Se están realizando estudios clínicos y estudios de investigación para evaluar nuevas terapias. Algunas de ellas incluyen la terapia fotodinámica, que comprende el uso de luz para eliminar las células cancerosas y el uso del interferón como agente anticancerígeno.

El pronóstico a largo plazo para los individuos con cáncer de vejiga depende del tamaño del tumor, el compromiso de los ganglios linfáticos y el grado de metástasis (diseminación) en el momento del diagnóstico. Algunas personas presentan una mayor posibilidad de sufrir recurrencia de cáncer vesical. Alrededor del 75 por ciento de los cánceres superficiales de vejiga recidivan dentro de los primeros años. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la recidiva no es más grave que la presentación anterior.


Prevención del cáncer de vejiga:

Aunque no se conoce una forma de prevenir el cáncer de vejiga, se pueden reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad. La Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society) ofrece las siguientes recomendaciones:

  • no fume

  • evite la exposición ocupacional a ciertas sustancias químicas

  • beba mucho líquido, puede limitar el tiempo en el que las sustancias presentes en la orina que causan cáncer estén en contacto con las células vesicales.

Para mas información favor visite: http://nyp.org/media/index.html  (bladder cancer)

subirtop

El Cáncer de Riñón

¿Qué es el cáncer de riñón?

A la mayoría de los cánceres se los nombra según la parte del cuerpo en la cual se originan, y el cáncer de riñón no es una excepción. El cáncer de riñón se origina en los riñones, dos órganos en forma de frejol gigante situados uno a la derecha y el otro a la izquierda de la columna vertebral. La palabra latina para "riñón" es "renal", y al cáncer de riñón puede llamársele también cáncer renal.

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer renal?

El cáncer renal afecta a más de 30.000 personas en Estados Unidos, y el tipo más común se llama cáncer de células renales. La información contenida en esta página se refiere al cáncer de células renale

¿Qué es un factor de riesgo?

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Puede ser una actividad como fumar, la dieta, su historia familiar, o muchas otras cosas. Distintas enfermedades, incluyendo los cánceres, tienen factores de riesgo diferentes.

Aun cuando estos factores pueden aumentar el riesgo de una persona, éstos no necesariamente causan la enfermedad. Algunas personas con uno o más factores de riesgo nunca contraen la enfermedad, mientras otras la desarrollan sin tener factores de riesgo conocidos.

Pero el saber sus factores de riesgo de cualquier enfermedad puede ayudar a guiarle en las acciones apropiadas, incluyendo el cambio de comportamiento y el ser monitoreado clínicamente para la enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de células renales?

La causa exacta del cáncer de células renales se desconoce. Sin embargo, hay ciertos factores de riesgo relacionados con él. De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society), los factores de riesgo son los siguientes:

  • Fumar
    Fumar duplica el riesgo de cáncer de riñón.
  • Asbesto
    Los estudios muestran que hay relación entre la exposición al asbesto y el cáncer de riñón.
  • Cadmio
    Puede existir relación entre la exposición al cadmio y el cáncer de riñón. El cadmio puede aumentar el efecto cancerígeno del tabaco. 
  • Historial familiar
    El historial familiar de cáncer de riñón aumenta el riesgo de la persona.
  • Sexo
    Los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de desarrollar cáncer de células renales.
  • Síndrome de Von Hippel-Lindau 
    Una enfermedad causada por la mutación de un gen que aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer de células renales. 
  • Esclerosis tuberosa
    Los pacientes que tienen esta enfermedad son más propensos a padecer cáncer de células renales. 
  • Régimen alimenticio
    La dieta alta en grasas aumenta el riesgo de la persona de padecer cáncer de riñón.
  • Obesidad
    La obesidad aumenta el riesgo de la persona de padecer cáncer de riñón.
  • Diálisis a largo plazo
    Los pacientes que han estado en diálisis por largo tiempo pueden desarrollar quistes renales, que pueden ser una de las causas del cáncer de células renales. 

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de células renales?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del cáncer de células renales. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir: 

  • sangre en la orina
  • Pérdida de peso rápida e inexplicable.
  • Dolor en la parte baja de la espalda (que no se debe a una lesión).
  • pérdida del apetito
  • Hinchazón de los tobillos y las piernas.
  • Masa o bulto en el abdomen. 
  • fatiga
  • Fiebre recurrente (que no se debe a un catarro o la gripa). 
  • Presión sanguínea alta (menos frecuente). 
  • Anemia (menos frecuente). 
  • Dolor constante en uno de los costados.

Los síntomas del cáncer de células renales pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de riñón (cáncer de células renales)?

Además del examen físico y  la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar el cáncer de riñón pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes de laboratorio de sangre y orina.
  • Pielograma intravenoso (su sigla en inglés es IVP) - una serie de rayos X de los riñones, uréteres y vejiga después de inyectar un medio de contraste en la vena para detectar tumores, anomalías, cálculos en los riñones o cualquier obstrucción y para evaluar el flujo sanguíneo renal.
  • angiografía renal (También llamada arteriografía renal.) - serie de radiografías de los vasos sanguíneos renales, tomada después de inyectar un medio de contraste a través de un catéter introducido en los vasos sanguíneos del riñón para detectar cualquier signo de obstrucción o anomalías que afecten el aporte de sangre a los riñones. Hoy en dia este estudio a sido reemplazado con el uso de la Tomografia Espiral MUlticorte (TEM) y su fase arterial o AngioTEM.
  • Otros exámenes por imágenes (que muestran las diferencias entre los tejidos sanos y los enfermos), pueden incluir los siguientes:

    • topTomografía Espiral Multicorte (TEM) Tomografía computarizada de mayor presición - son procedimientos no invasivos que toman imágenes de cortes transversales del abdomen y sus órganos internos. Se requiere el uso en la mayoria de casos de un medio de contraste por la vena. Los rayos X más comunes algunas veces no detectan las anormalidades vistas en el TEM.

    • Imágenes por resonancia magnética (su sigla en inglés es MRI) - procedimiento no invasivo que produce vistas bidimensionales de un órgano o estructura interna, especialmente del cerebro o de la médula espinal.

    • ecografía (también llamada sonografía) - técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos.

Según los resultados de otros exámenes y procedimientos, podría ser necesario hacer una biopsia. La biopsia es un procedimiento en el cual se obtiene una muestra del tumor y se envía al laboratorio para que la examine un patólogo. La biopsia es la única manera segura de diagnosticar el cáncer. 

Tratamiento del cáncer de riñón:

El tratamiento específico para el cáncer de riñón será determinado por su médico basándose en lo siguiente: 

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • la gravedad de la enfermedad
  • su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
  • sus expectativas para la evolución de la enfermedad
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Cirugía
    La cirugía para extirpar el riñón se llama nefrectomía y es el tratamiento más común para el cáncer de riñón. Los siguientes procedimientos son los diferentes tipos de nefrectomía: 

    • Nefrectomía radical - se extirpa todo el riñón junto con la glándula adrenal, el tejido que rodea al riñón y algunas veces los nódulos linfáticos del área. 

    • Nefrectomía simple - solamente se extirpa el riñón. 

    • Nefrectomía parcial - solamente se extirpa la parte del riñón que contiene el tumor.
  • El otro riñón generalmente es capaz de realizar la función de ambos riñones. 

  • terapia con radiación (También llamada radioterapia.)
    La radioterapia utiliza rayos X de alta energía para eliminar las células cancerosas y algunas veces también se usa para aliviar el dolor cuando el cáncer de riñón ha invadido el hueso.
  • terapia inmunológica (También llamada inmunoterapia.)
    La terapia inmunológica es un tratamiento que estimula el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer.
  • Quimioterapia 
    La quimioterapia es el uso de medicamentos para eliminar las células cancerosas.
  • Terapia Antiangiogénica

Es el empleo de un nuevo grupo de medicamentos que disminuyen la capacidad de crear nuevos vasos sanguineos en los tumores y ha demostrado un gran potencial en el tratamiento del cancer de riñón.

  • Embolización arterial
    La embolizaciÛn arterial es un procedimiento mediante el cual se inyectan pequeÒas porciones de una esponja especial de gelatina u otro material a travÈs de un catÈter para obstruir el vaso sanguÌneo renal principal. Este procedimiento contrae el tumor al privarle de la sangre que transporta oxÌgeno y otras sustancias necesarias para su crecimiento. Este procedimiento tambiÈn puede usarse antes de una operaciÛn para que el procedimiento quir?rgico sea m·s f·cil o para aliviar el dolor cuando no se puede extirpar el tumor. 

Para mas información favor visite: http://nyp.org/media/index.html  (kydney cancer)

subirtop

Las Infecciones del Tracto Urinario


¿Qué son las infecciones del tracto urinario (su sigla en inglés es UTI)?

Las infecciones del tracto urinario son problemas de salud serios pero comunes que cada año afectan a millones de personas. Por razones no muy claras, las mujeres están particularmente expuestas a las infecciones del tracto urinario.

¿Cuál es la causa de las infecciones del tracto urinario?

Normalmente la orina es estéril y contiene líquidos, sales y productos de desecho. No tiene bacterias, virus ni hongos. La infección se produce cuando los microorganismos generalmente las bacterias del tracto digestivo, se adhieren al orificio de la uretra, el tubo hueco que lleva orina desde la vejiga hasta fuera del cuerpo, y se multiplican.

La mayoría de las infecciones las origina la bacteria Escherichia coli (E. coli), que habita normalmente en el colon.


¿Cuáles son los diferentes tipos de infecciones del tracto urinario

La infección del tracto urinario puede afectar secciones diferentes del tracto urinario que pueden incluir las siguientes:

  • Uretritis - infección de la uretra, el tubo hueco que drena orina de la vejiga al exterior del cuerpo.

  • Cistitis - infección bacteriana en la vejiga que a menudo llega desde la uretra.

  • Pielonefritis - infección de los riñones que generalmente resulta de la diseminación de la infección en el tracto o de una obstrucción. La obstrucción en el tracto urinario ocasiona reflujo de orina en los uréteres y en los riñones.

¿Cuáles son los síntomas de la infección del tracto urinario?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la infección del tracto urinario. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Orinar frecuentemente.

  • Dolor y sensación de ardor al orinar.

  • Fiebre.

  • Apariencia turbia de la orina o de color rojizo (puede haber presencia de sangre en la orina).

  • Sensación de dolor aun sin orinar.

  • Fatiga.

  • Dolor en la espalda o lateralmente debajo de las costillas.

  • Náusea, vómito o ambos.

  • Poca cantidad de orina a pesar de la urgencia intensa para orinar.

  • Las mujeres pueden sentir presión de incomodidad arriba del pubis.

Los síntomas de la infección del tracto urinario pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.


¿Cómo se diagnostica la UTI?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la UTI pueden incluir los siguientes:

  • Urianálisis - examen de orina analizado en el laboratorio, para determinar si hay una variedad de células y químicos tales como glóbulos rojos, glóbulos blancos, infección o exceso de proteína.

  • Pielograma intravenoso (su sigla en inglés es IVP) - una serie de rayos X de los riñones, los uréteres y la vejiga, tomados después de inyectar medio de contraste en la vena, para detectar tumores, anormalidades, cálculos en los riñones o cualquier obstrucción y para evaluar el flujo sanguíneo renal.
  • Cistoscopía (También llamada cistouretroscopía.) - un examen en el cual se introduce un tubo flexible con una pequeña cámara a través de la uretra para examinar la vejiga y el tracto urinario e investigar anormalidades estructurales u obstrucciones tales como tumores o piedras.
  • Ultrasonografía renal- un examen no invasivo en el cual se pasa un transductor sobre el área del riñón que produce ondas de sonido las cuales rebotan contra el riñón y transmiten la imagen del órgano a una pantalla de vídeo. El examen se usa para determinar el tamaño y la forma del riñón y para detectar masas, cálculos, quistes u otras obstrucciones o anormalidades.

Tratamiento para la UTI:

El tratamiento específico para la UTI será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos antibacterianos.
  • Otros medicamentos y, o compresas calientes para aliviar el dolor.
  • Modificaciones del comportamiento, que pueden incluir los siguientes:

    • Beber abundante agua para ayudar a limpiar de bacterias el tracto urinario.

    • Evitar el café, el alcohol y las comidas condimentadas.

    • No fumar.

Prevención de infecciones urinaria futuras:

Para reducir la probabilidad de desarrollar otra UTI, el paciente puede considerar lo siguiente:

  • Beber todos los días suficiente agua.
  • Beber jugo de naranja. Cantidades grandes de vitamina C inhiben el crecimiento de algunas bacterias debido a la acidificación de la orina. Los suplementos de vitamina C tienen el mismo efecto.
  • Orinar cuando siente la necesidad y no resistirse a la urgencia de orinar.
  • Limpiarse de adelante hacia atrás para prevenir que las bacterias alrededor del ano penetren a la vagina o a la uretra.
  • Tomar baños con regadera en lugar de baños en tina.
  • Aseo del área genital antes y después del coito.
  • Evitar los aerosoles higiénicos femeninos y las duchas perfumadas.

Para mas información favor visite: http://nyp.org/media/index.html  (urinary tract infection)

subirtop

 
links
77
©Todos los derechos Reservados Centro de Cirugía Gènito - Urinaria Prostática 2010-2011
des